Saltar al contenido

Seguro médico para el embarazo: ¿qué saber sobre tu póliza?

El embarazo es una de las etapas más significativas en la vida de toda mujer, por esta razón, la mayoría de seguros médicos incluyen en sus pólizas todos los cuidados que necesita la mujer embarazada. Es en estos momentos cuando se debe tener un buen seguro que cubra todo el proceso y garantice la seguridad de la madre y la del bebé. En este artículo te explicamos qué debes saber sobre tu póliza de seguros en estos casos.

Embarazo: ¿por qué contratar un seguro médico privado?

Porque permite tener un mayor control y seguimiento del proceso de gestación del nuevo hijo. Si se paga una suma económica, similar a lo que sería un copago por las pruebas y especialistas, esto supone una reducción de su cuantía en caso de hacer las pruebas y consultas con especialistas y no tener ningún tipo de seguro.

Además, varias aseguradoras incluyen servicios adicionales de forma gratuita, o también minimizando su precio real muy considerablemente, como: clases prenatales, atención al recién nacido los quince primeros días de vida, entre otros. Estos suplementos varían según la compañía.

¿Qué coberturas incluye el seguro de salud en el embarazo?

Un seguro de salud ideal incluye las siguientes coberturas:

  • Evolución en los tiempos del embarazo
  • Ecografías
  • Consultas con los especialistas
  • Cursos de preparación al parto
  • Asistencia en todo el parto
  • Asistir al recién nacido durante su ingreso hospitalario, hasta el alta de la madre
  • Cuidados post parto en el hogar
  • Cada cobertura depende de las condiciones que se acuerde con la aseguradora. Así, el seguro de salud podrá incluir algunos tratamientos más.

Errores al elegir un seguro de salud para embarazadas

  • Caer en las prisas de las ofertas o en las pólizas mensuales económicas, que no ofrecen amplias coberturas o en las sobreprimas por quedar embarazada cuando ya se tenía el seguro contratado. Esto último es prohibido por la ley.
  • Descartar seguros de salud vitalicios, que ofrecen asegurarte tengas la edad que tengas. Lo mejor es que en algunos seguros vitalicios no hay copagos.
  • Firmar un seguro con copagos sin conocer antes de que se trata.
  • No conocer los periodos de carencia. Contratar un seguro de salud para embarazadas sin tener claro lo que comprende. Es clave para su contratación.

¿Puedo contratar un seguro médico para el parto cuando quiera?

Si puedes, pero tienes que tomar en cuenta los periodos de carencia. No son más que el plazo de tiempo, contabilizado por meses transcurridos a partir de la fecha de contratación de la póliza, durante el cual no son efectivas algunas de las coberturas incluidas en la póliza.

Probablemente tengas que esperar un tiempo breve para utilizar algunos servicios y otros tratamientos. Estos periodos de carencia existen porque evitan que la gente contrate pólizas únicamente para afrontar una situación concreta y luego se den de baja una vez resuelto.

¿Qué incluye el seguro si ya estoy en él?

Un seguro completo incluye:

  • Visitas médicas, especialistas y ginecológicas.
  • Un seguimiento del embarazo completo.
  • Orientación durante el embarazo, que incluye dudas sobre medicamentos, síntomas, desarrollo del embarazo, y algunas se pueden realizar cómodamente por teléfono.
  • Tratamientos médicos como psicología, fisioterapia, podología, limpieza bucal,etc.
  • Acceso a urgencias desde el primer día (sin hospitalización).

¿Y si me lo hago una vez embarazada?  

Algunos seguros cubrirán las pruebas que no tengan carencia o hayan superado el periodo de carencia. Como mencionamos a continuación:

  • Ecografía doppler 20 semanas.
  • El test de ADN materno fetal en sangre que se realizaría a una embarazada si tiene un nivel alto en la prueba previa (ecografías y analíticas) nos referimos a los de triple screening.
  • Carencias en Amniocentesis.
  • Carencias en hospitalización. Cualquier intervención, parto, o cesárea, o ingreso hospitalario, que se deba realizar debe haber superado los 10 meses de carencia, no se realizará salvo excepciones.

¿Cuáles son los periodos de carencia?

En términos generales el parto tiene un periodo de carencia que comprende entre los ocho y los diez meses, lo que quiere decir que si se da a luz antes de que se cumplan, no estaría incluido el coste del parto. La cobertura incluye todo lo relacionado al momento de dar a luz. En el momento de estar ingresada, el bebé estará cubierto por la póliza.

La preparación al parto normalmente tiene el mismo periodo de carencia, unos ocho meses. El seguimiento del embarazo depende de cada seguro médico. Es bastante común que estén todas las pruebas incluidas.

¿Y la carencia no se anula nunca?

No, pero hay varias situaciones en las que las aseguradoras deben eliminarlas. Por ello, cada uno de ellos tiene sus particularidades. Es importante cuando eliges un seguro médico tomar esto en cuenta, sobre todo si quieres quedar embarazada en breve.

Situaciones de eliminación de la carencia

Se puede eliminar en los casos de asistencia de situación urgente. Es decir aquellas situaciones de carácter médico y sanitario que de no prestarse en momentos de emergencia, podrían poner en peligro la vida de la madre, su integridad o que puedan producir algo permanente en su salud. También cuando el parto es prematuro.

Además, si durante el embarazo se cambia de seguro de salud, y representa una situación excepcional, estas suelen eliminar el periodo de carencia de muchos servicios, eso sí, exceptuando el parto.

5 ventajas de dar a luz en un hospital privado

  1. Instalaciones más cómodas e íntimas en los hospitales privados.
  2. Menos saturación. Se reducen los tiempos de espera en las visitas a los especialistas y hay muchos menos pacientes.
  3. Cercanía de los médicos y especialistas con los pacientes.
  4. Tener la opción de un parto personalizado.
  5. Garantía de profesionalidad.

¿Cuál es el precio de un parto en un hospital privado si no tienes seguro médico?

Como hemos dicho, el embarazo y el famoso parto son momentos muy especiales en la vida de toda mujer, por lo que es esencial comenzar a planear donde se dará a luz. En este momento hay que ver los aspectos positivos y negativos de cada opción y elegir la mejor opción, la que se adapte a tus necesidades y ofrezca la asistencia que quieres.

Ante este escenario, es importante mencionar que un parto en un hospital privado suele costar más de 6.000 euros, eso si se trata de un parto natural. En caso de realizarse cesárea o si existe alguna complicación, ya que estos sucesos suelen incrementar el coste de la intervención.

Sin embargo, si decides tener el parto en un hospital privado, siempre hay la opción de contratar un seguro médico, con cobertura de embarazo y parto, que además cubra todos los costes tanto de toda la planeación, todo el proceso de seguimiento del embarazo y también de la hospitalización durante el parto.

¿Te ha gustado?