Saltar al contenido

Darse de baja de Caser en cinco minutos

diciembre 2, 2020

Para darse de baja de Caser tenemos que tener claras ciertas pautas. La compañía, que lleva años trabajando para diferentes categorías, cuenta con diferentes formularios para que podamos proceder a la retirada de servicios. En lo que a salud se refiere, no hay discrepancia completa con otros nombres de la competencia pero sí que es fundamental observar los aspectos que lo hacen distinto y sobre todo, saber qué fue lo que firmamos en el momento del contrato.

¿Cómo hay que darse de baja de Caser?

El proceso que debemos seguir para darnos de baja en Caser no es nada complejo. Siguiendo los pasos que te vamos a dar en el artículo no debes tener ningún problema a la hora de tramitar la suspensión pero en cambio, sí que debemos tener en cuenta cuáles son nuestros contratos, qué es lo que firmamos en aquel tiempo y la fecha de vencimiento a la que nos enfrentamos. A continuación, para que estés al tanto, te dejamos con las vías más directas:

Por correo electrónico

Los tiempos han cambiado y ahora casi todo lo hacemos online. Si en su día contrataste la póliza por Internet ahora, para darte de baja, también debes hacerlo desde aquí. Enviando un mail a la dirección informacion@caser.es nos pondremos en contacto con responsables de la compañía y pronto podremos quitarnos un peso de encima. Es importante tener en cuenta toda la documentación que necesitamos así como igual hay que firmar recibos con nuestro consentimiento.

Formulario de contacto

En la web de Caser tenemos un formulario de contacto desde el que podemos dar de baja nuestro seguro. Apostando por las nuevas formas de comunicación y adaptándose a los tiempos que vienen, la empresa quiere que todos sus abonados puedan hacer sus trámites y consultas desde el sofá de su casa y sin que haya nadie de por medio. Rellenando datos personales, mail, número de teléfono e informando de la póliza que estamos pagando, no debe haber ningún problema con el cometido.

Por correo certificado

Dado que tenemos que dejar un documento escrito, el correo certificado sigue siendo una de las formas tradicionales de darse de baja de Caser y es que son muchas las personas que tienen ésta como la primera de sus opciones. La carta debe llegar a Caja de Seguros Reunidos, Compañía de Seguros y Reaseguros, S.A, C.I.F. A28013050, Avenida de Burgos, 109-28050 (Madrid) y será aquí donde se valore si todos los papeles y fechas están en orden.

Para todas las opciones, independientemente del momento en que se haga, debemos adjuntar la documentación que se exige así como un certificado firmado por el titular de la cuenta donde confirma su baja. Todo esto se hace a fin de que no haya malos entendidos y, por más que pase el tiempo, tengamos claras las decisiones que tomamos con anterioridad. Caser, una vez que recibe la información, no pone ninguna pega aunque sí que podría hacernos determinadas ofertas nuevas para ver si hay un plan que se ajuste mejor a nosotros.

¿Puedo llamar a Caser por teléfono para darme de baja?

El teléfono no es una de las vías que Caser tenga como método para darnos de baja. Si bien para cualquier duda puedes llamar a la atención al cliente (el 915 955 000915 955 000 es gratuito) a la hora de quitarte la póliza solo te sirven los medios que hemos dicho antes. Ante la idea de que haya un certificado enviado como prueba de que sí que queremos quitar la póliza, la aseguradora decidió eliminar el número de móvil para este tipo de acciones.

Caser es un seguro que se toma muy en serio todo lo que hace y, para evitar problemas que tienen otras firmas de la competencia, prefiere no optar por el teléfono como una de las vías a la hora de la baja. Hace unos años sí que se podía hacer el trámite desde aquí pero igualmente había que mandar una carta (a la delegación oficial) para que hubiese muestra escrita. Entre los abonados que se olvidaban de enviar y aquellos que entendían que solo con llamar ya tenían el problema resuelto, esto quedó obsoleto.

¿Cuál es la documentación para darse de baja de Caser?

Conocer la documentación que nos hace falta para darnos de baja de Caser es una forma de ir por delante de la aseguradora. Por lo general, con cuatro papeles base podemos quitarnos de la compañía y empezar con otra que nos haya gustado más pero es importante que además de los ejemplares y el escrito de nuestra renuncia, sepamos cuáles son las fechas de renovación puesto que el seguro puede penalizarte u «obligarte» a que te quedes hasta pasar el plazo. A continuación, te dejamos con ellos:

  • Datos del titular: Nombre, apellidos y DNI
  • Número de referencia o de póliza
  • Fecha de vencimiento o renovación de la póliza

Como vemos, son cuatro papeles mal contados los que tenemos que mostrar para quedar libres del contrato que en su día firmamos pero esto no quiere decir que las tengamos todas con nosotros. Es importante que la compañía nos dé el visto bueno para que el proceso se complete y podamos escoger cualquier otra aseguradora que vaya más con lo que nos hace falta ahora. Son muchos los abonados que dejan las cosas a medias y es por esto que entran en conflicto tiempo después.

Darse de baja de Caser no solo no es complicado sino que estamos ante una de las aseguradoras que pone todos los medios disponibles para que tú seas dueño completo de lo que contrataste. Con los papeles en regla y avisando a la compañía de que ya no quieres seguir disfrutando de sus servicios no tiene que haber ningún problema a la hora de solicitar la retirada. Esta acción además, puedes hacerla en el momento que quieras aunque es probable, si te encuentras en mitad de un mes, que te cobren el tiempo de resto.