Saltar al contenido

Darse de baja de Acunsa en cinco minutos

diciembre 3, 2020

Para darse de baja de Acunsa tenemos que controlar bien nuestros papeles. La documentación es vital a la hora de realizar cualquier trámite y es por ello que debemos atar todo desde el principio. Son muchas las personas que, después de haber firmado un contrato con el seguro de salud que les gustaba, finalmente no terminan convencidos y precisan la dimisión pero, ¿qué tenemos que hacer cuando ha llegado este momento y nos encontramos perdidos?

¿Cómo puede uno darse de baja de Acunsa?

Acunsa, como muchas otras aseguradoras de las que hemos hablado, pone a disposición del cliente varias vías desde las que cualquiera de nosotros puede quitarse de la póliza que contrató. Si bien la compañía puede ofrecerte otras opciones antes de que te des de baja real, lo cierto es que no pone impedimentos a la hora de tomar esta decisión. Para los que están un poco perdidos pero igualmente quieren llevar a cabo el cometido, os dejamos con las opciones:

En las oficinas

Con el tiempo que lleva trabajando en España, Acunsa cuenta con varias oficinas alrededor del país desde las que puedes darte de baja sin ningún problema y con todas las de la ley. Desde aquí, un operador tratará por todos los medios conseguir la manera en la que te quitarás de esos beneficios que la empresa te estaba ofreciendo hasta la fecha. Con la posibilidad de hacerlo con alguien de carne y hueso, todas las dudas que tengas se te despejarán de inmediato.

Por teléfono

Llamando al teléfono de atención al cliente cualquiera puede darse de baja de Acunsa. Aunque algunas aseguradoras cuentan con el suyo propio para esta acción, en la que tenemos delante se hace de forma general. Con la mejor cara, los operadores no solo se pondrán en contacto contigo sino que tratarán darte una solución rápida a lo que ahora mismo estás pidiendo. Es importante que tengas tu número de póliza localizado porque será lo primero que te pregunten. ¿Lo llevas?

Por correo electrónico

A la dirección de correo electrónico también podemos escribir para darnos de baja de un seguro. Una vez más, son muchas las aseguradoras que cuentan con el suyo propio pero en esta tenemos que tirar de algo más general. En ocasiones no basta con mandar un mail pero sí que podemos hacer uso de la que hay para preguntar cuál es el proceso. Siempre ofreciendo una atención de buena calidad, cualquier cosa de la que dudes quedará resulta antes de lo que esperas.

Si bien todas las vías nos ofrecen la posibilidad de darse de baja de Acunsa es importante que contemos con un pequeño papel firmado donde indiquemos nuestra renuncia. Todas las empresas que te han prestado un servicio pueden «obligarte» a que regules una notificación para posibles imprevistos. De esta manera, si en un futuro aseguramos que nosotros no tomamos esta decisión habrá un comprobante donde se diga cuáles fueron tus razones para quitarte del medio.

Darse de baja de Acunsa en cinco minutos 1

¿Puede alguien darse de baja de Acunsa fuera de plazo?

Casi ningún seguro médico va a permitir que te des de baja sin cumplir con los plazos. Cuando firmamos un contrato debemos saber que nos estamos comprometiendo con la empresa a seguir unas pautas. Si bien existen unos días de prueba para pensar si nos convence o no, en el momento en que esto ha terminado ya volvemos a la idea inicial. Es importante que antes de decir sí a lo que tenemos delante, leamos bien cuáles son las cláusulas para luego no tener problemas.

En contadas ocasiones el seguro médico puede pasar por alto las fechas de acuerdo. Si hemos tenido un accidente o algún problema concreto, se analiza la situación y en base a lo que se lea podremos tramitar la baja o no. En caso de fallecimiento del titular por ejemplo, Acunsa cuenta con una serie de protocolos extra desde los que podremos justificar la ausencia y dejar de pagar. Para cualquier duda, siempre se recomienda ponerse en contacto con los responsables de la compañía. ¿Los tienes localizados?

Como vemos, darse de baja de Acunsa no es un proceso complicado. La empresa, si bien no quiere perder clientes, pone todo de su parte para que tú no tengas que complicarte a la hora de la retirada. Es importante, en el momento en que hayas tomado la decisión, tengas todos los papeles en orden porque para las aseguradoras son un requisito indispensable y la única manera de llegar hasta el final. Llegados a este punto, si todo va bien, podremos estar con cualquier otra compañía de inmediato.