Saltar al contenido

Qué cubre el seguro de salud para la familia

junio 23, 2021

No hay nada de mayor importancia que la salud de nuestra familia. Por ello es que los seguros de salud ofrecen siempre tarifas y precios especiales en lo que a cobertura familiar se refiere, algo especialmente importante cuando se valora el acudir a uno de estos seguros para poder beneficiarse de sus múltiples ventajas, especialmente desde la gran carga que la crisis sanitaria ha impuesto sobre la sanidad pública.

seguro de salud para familia

Pero con los seguros siempre hay que estar muy atento y fijarse bien en cuáles son pros y contras: es vital fijarse bien en qué cubre el seguro de salud para la familia.

Todo lo que cubre el seguro de salud para la familia

Una póliza familiar no es otra cosa que un seguro médico destinado a cubrir las necesidades de varios miembros de una unidad familiar, con distintos descuentos aplicados en función de las circunstancias concretas. Sin embargo, no todo es tan sencillo, y hay que fijarse muy bien en algunos aspectos antes de decantarse por una póliza de tanta envergadura:

¿Quién puede disfrutarlo?

Los seguros de salud para la familia no cubren automáticamente los gastos de todos los miembros, y los detalles variarán en función de las necesidades de cada familia. Lo más común es que un seguro médico familiar incluya al titular de la póliza, su cónyuge y los hijos de menos de 17 años.

En ocasiones será posible incluir también a los padres del titular, siempre que sean dependientes de él, aunque las personas mayores suelen tener servicios especiales para este colectivo, pues sus necesidades son distintas también, con un cuadro médico mayor, servicios adaptados y, evidentemente, precios más altos.

Coberturas posibles

Es especialmente importante fijarse en las distintas coberturas incluidas o no dentro del seguro familiar, fijándose en la letra pequeña. Conviene buscar coberturas de seguro dental, cobertura psicológica y coberturas familiares, con estudios y tratamientos para planificación familiar, esterilidad o infertilidad, embarazos y parto, cobertura a bebés recién nacidos o tratamiento de la menopausia, entre otros.

Actualmente también se considera a menudo, en los casos de embarazo, la posibilidad de conservar células madre provenientes del cordón umbilical para el recién nacido.

Son una gran cantidad de coberturas y cuantas más se busquen, mayor será el precio de la prima, lógicamente. Si se busca una rentabilidad lo más óptima posible, lo mejor será planificar las coberturas más deseadas y ceñirse únicamente a ellas.

Tipos de seguro de salud para la familia

Existen tres grandes tipos de modalidades de seguro para la salud:

  • Con copago: en estos seguros, el titular o sus familiares tendrán que aportar parte del coste de la visita o tratamiento cuando recurran a los servicios médicos privados. Se trata de pólizas con una prima más económica, que compensan así el ahorro. Esta modalidad es recomendada para los que planean no hacer un uso frecuente del seguro.
  • Sin copago: son de prima más cara, pero a cambio los servicios cubiertos no tienen ningún coste para los miembros de la póliza. A diferencia del anterior caso, estos son más contratados por clientes que dan un uso frecuente a los servicios médicos.
  • De reembolso: este tipo de seguros permite acceder a médicos fuera del cuadro médico habitual de la compañía, aunque a costa de abonar íntegramente el precio de la consulta, y que más adelante la aseguradora reembolse gran parte del coste.

En este artículo hemos hablado ya sobre las principales diferencias y comparativas entre seguros médicos.